Diseño de Páginas Web WordPress para Coaches y Terapeutas
★ DISEÑADOR WEB EN WORDPRESS ★ Móv: 658810144

Posicionamiento en Google y el Punto G

¿Qué tienen en común el posicionamiento en Google y el famoso pero todavía discutido punto G de las mujeres? Pues mucho, aunque no en el sentido bíblico sino más bien conceptual.

¿Tiene Google un punto G? ¿O es un mito?

Anoche, a las tantas, vi un programa (repetición) de Documentos TV que trataba sobre el descubrimiento del famoso punto G en los años 50 y de si por fin quedábamos en que era un mito o una realidad. Este es el documental, que huelga decir, no tiene nada que ver con el posicionamiento. (Bueno, depende de qué “posicionamiento” estemos hablando).

El caso es que me hizo pensar: “Bueno, y…el punto G del posicionamiento, ¿será el punto G de Google? ¿Qué similitudes puede haber en la historia del descubrimiento de estos dos puntos G? ¿Habrá un punto específico, uno solo, que detectándolo y presionándolo sea la clave para llegar al orgasmo del SEO? ¿Y el punto G del marketing online? ¿Existirá? Para mí, ¿cuál es?”. (Nada, lo apropiado era empezar a hacerse pajas mentales así que eso hice, y eyaculé este artículo. Y, respecto a la última pregunta, ya si eso, escribiré otro post, … si pillas lo que quiero decir).

Pues nada, me pasa como a los investigadores del punto G verdadero durante estos últimos años: ese punto ha de ser un mito. Y es que la historia de ambos puntos G tienen mucho en común.

Igual que en los años 50 el Dr. Ernst Gräfenberg descubrió la existencia de un punto que posicionaba a las mujeres hacia la cumbre, alguien en los años 90 debió descubrió el punto G del posicionamiento en Google. Eran las palabras clave. Alguien descubrió que poniendo en la URL la palabra clave, era inexorable salir el primero, era el llamado EMD, Exact Match Domain que, todavía en vigencia, ha perdido potencia de eyaculación. Aquello fue toda una revolución. Igual que el descubrimiento del ginecólogo, aunque se diferencia en que éste no llegó a convencer a buena parte de la comunidad científica. [Tweet “El punto G de Google es como el punto G de las mujeres: “una vez das con él, lo buscas todas las veces””] posicionamiento en googleDécadas después, el “Hite Report” fue el boom definitivo que elevó todas las expectativas sobre el punto G, asegurando su existencia y aportando … ¿pruebas? Bueno, en realidad se trataba más de opiniones, cuestionarios, tests… Fueron las mujeres consultadas las que definieron ellas mismas el punto G como “una especie de nuez que te provoca un subidón eléctrico por todo el cuerpo y que una vez has dado con él, lo buscas todas las veces”. Ahora me dirijo a quienes hacéis esfuerzos día a día en el posicionamiento de vuestras webs o de webs ajenas: ¿esa afirmación no se os hace familiar? ¿No es cierto que cuando, haciendo tests de posicionamiento, descubrís algo que es clave para llegar al orgasmo del SEO, os recorre un latigazo por la espina dorsal? ¿Y no hacéis entonces todo lo posible para usar ese punto ya todas las veces? El Informe Hite popularizó el conocimiento del punto G y de la normalización de la vida sexual de las mujeres, fuera mojigaterías. Igual que con el SEO, cuando se descubrió que poner muchas palabras clave en el contenido de la web mejoraba notablemente el posicionamiento. Durante unos años, las palabras clave fueron las reinas de la fiesta, hasta que… A raíz del famoso informe, encontrar el punto G en las relaciones sexuales, tanto para las mujeres como para sus partners, se convirtió en poco menos que una obsesión. Resulta que había mujeres que lo encontraban fácilmente y había mujeres que no. Así que de nuevo se puso en duda su existencia como algo físico, real, tangible, empírico. Lo mismo pasó con el descubrimiento del punto G del posicionamiento de Google. Aparentemente las palabras clave eran “la clave”, el punto G, pero había “posicionadores” que no llegaban al orgasmo y otros que sí. ¿Era entonces una realidad eso de las palabras clave o era un mito?

Era una realidad, pero nadie podía poner la mano en el fuego por ella, por la diversidad de resultados que cada cual obtenía. Claro, no tenían en cuenta que el punto G era una combinación de muchos factores, en ambos casos. En efecto, en el año 2009, la Dra. Andrea Burri, publicó un estudio en el que aseguraba, atención, ¡la inexistencia del punto G! Vaya, ahora sí que nos hicieron un lío. Todos los medios se hicieron eco de tales declaraciones. Vaya chasco, ¿no? (Bueno, al menos para aquellas y aquellos que se habían pasado media vida en busca y captura del G spot perdido). Igual que cuando esto del posicionamiento pasó de ser una actividad a una profesión en desarrollo y después a profesión en toda regla. Cuando surgen los primeros profesionales, resulta que nos dicen que no, que eso de las palabras clave no es la clave. Plof. Coitus interruptus. Pero vamos a ver, “¿no era que el punto G eran las palabras clave? ¿Pero que me estás contando ahora, que eso es un mito?” Sip. Los estudiosos del SEO, como la Dra. Burri, desmienten, hacia los últimos años de la década de los 2000 (casualidad, oye), que el punto G esté basado únicamente en las palabras clave. Que hay cientos de factores que influyen en ese orgasmo “posicionamental” (la posición número 1, que te “llena de odguyo y satisfacción”, que es orgásmico, vamos) y que no es cuestión solamente de tocar con precisión y maestría uno solo.posicionamiento en google Ooooh, qué desilusión, chicas. Después de saber que existe el santo grial de los orgasmos, van y nos lo quitan. Bueno, siempre nos quedarán los “normalitos”… Pero, eh, cuidado, que igual nos queda alguna esperanza de alcanzar el superorgasmo, aun sin existir el punto G… Al parecer, el punto G tiene nada de físico y mucho de mental, cosa que seguramente todos dudéis mucho tenga que ver en el otro punto G, el de Google. Imagínate, “si tienes la correcta actitud mental, te posicionas en el nº 1 de Google”… jajaja. Pues no te rías mucho, que la actitud mental, en todo, tiene más que ver de lo que imaginas, pero eso es harina de otro costal. Lo que sí es cierto es que si te haces una buena… programación (mental o físicamente) de tu estrategia de posicionamiento, siguiendo una serie de pautas básicas, el orgasmo lo consigues seguro. Aunque claro, todas sabemos que hay muy distintos tipos de orgasmos, superorgasmos y posiciones. El caso es que, el punto G de Google, pese a quien le pese, lleva lustros (y lo que queda) fascinándonos a la vez que esquivándonos constantemente con sus continuas actualizaciones de algoritmo, igual que el punto G sigue siendo un mito esquivo para la mayoría, porque cada tanto, surge un nuevo estudio que refuta al anterior. De hecho, las últimas investigaciones aseguran ¡que SÍ! ¡Existe! El punto G de toda la vida, me refiero. Tiene dimensiones y ubicación concreta, según estos estudios. Así que si un día descubrimos el punto G del posicionamiento, lo enlazaré aquí, ya que de momento, sigue siendo inexistente… ¿o eso forma parte del mito? Uf! ¡Qué bien me lo he ‘pasao’!

Imágenes Toy Beauty

Deja un comentario

diseño web wordpress coach2coach

Amamos lo que hacemos.
Nuestros clientes lo notan

SÍGUENOS

CONSULTA SIN COMPROMISO

Si tienes cualquier duda o consulta, ponte en contacto. Será un placer atenderte.

AVISO LEGAL

Cookies, derechos de autor, LOPD, etc. Ir al documento completo de Aviso Legal y LOPD