Diseño de Páginas Web para Psicólogos, Coaches y Terapeutas
★ DISEÑADOR WEB EN WORDPRESS ★ Móv: 658810144

Cuál es el Mejor Tráfico Web para tu Negocio

El Mejor Tráfico Web es el que te trae más clientes potenciales

En el tema del tráfico web y cuál es el mejor para tu negocio, partimos de la base de que el mejor tráfico web es el que es capaz de convertir más visitas en “objetivo cumplido”, sea cual sea el tuyo en particular. ¿El objetivo es conseguir lectores fieles? Entonces el tipo de tráfico web que consiga más lectores fieles, es tu mejor tráfico web. ¿El objetivo es vender productos? Entonces el tipo de tráfico web que consiga que se vendan más productos es tu mejor tráfico web, y así sucesivamente.

Algo que debes tener muy claro al empezar tu negocio online, además de los 5 elementos clave que comento en ese post, es lo siguiente:

No pierdas el tiempo en esfuerzos inútiles.

Dentro de esos esfuerzos inútiles pueden estar ciertos tipos de tráfico web que realmente no te traen clientes sino curiosos, fans… Claro, de acuerdo, eso no está mal, pero al fin y al cabo lo que realmente queremos y necesitamos son visitas cualificadas, como contaba en mi post anterior sobre el tráfico web.

Antes de seguir con este post sobre los tipos de tráfico web y cuál es el mejor para tu negocio, te recomiendo que leas el anterior. También te puede venir bien, a modo de introducción a los tipos de tráfico web, lo que contaba en mi serie de posts sobre cómo usar Google Analytics puesto que tiene mucho que ver con ello.

Tipos de Tráfico Web

Antes de nada quiero, primero repetir algo que ya he dicho pero quiero que se te grabe: el mejor tráfico web es aquel que es capaz de convertir más visitas en “objetivo cumplido”. Segundo, quisiera también aclarar algo que creo muy importante: el tráfico web orgánico suele ser ese tipo de tráfico y, por tanto, el tráfico al que debemos aspirar; es decir, la mayor parte de nuestras visitas deberían proceder de las búsquedas orgánicas en los buscadores como Google, Bing, Yahoo! etc.

No obstante, hay que tener claro que los otros tres tipos de tráfico web también ayudan a su manera al tráfico orgánico, por lo que nunca debemos menospreciarlos o ignorarlos. En el SEO o posicionamiento orgánico, todo lo que podamos sumar, habremos de sumarlo, para contrarrestar los “puntos negativos” que, quizá sin nuestro conocimiento, nos va dando Google. Todo esto lo asimilarás mucho mejor después de conocer más sobre los tipos de tráfico web.

Hay 5 tipos de tráfico web principales, y esto es en dependencia de la fuente (o mejor dicho, “el tipo de fuente”) que origina las visitas, es decir, el lugar de donde proceden. Los tipos de tráfico web principales son:

  • Tráfico pagado, generalmente SEM
  • Tráfico directo
  • Tráfico de referencia
  • Tráfico de redes sociales
  • Tráfico orgánico

De poco sirve conocer los tipos de tráfico web si después no analizas nada que tenga que ver con ellos, y de poco sirve intentar analizarlos, si no los conoces. Conocer los tipos de tráfico implica, casi de forma automática, tener una intención de después “analizar cosas”. Si no lo vas a hacer, mejor deja de leer, perderás el tiempo.

Por eso, después de conocer los tipos de tráfico web como base, siempre aconsejo monitorizar el origen de nuestras visitas (tipos de tráfico web) a través de herramientas creadas a tal efecto, como Google Analytics, y también monitorizar el rendimiento de cada tipo de tráfico web. ¿Por qué? ¿Te has fijado realmente en el título del post? Se llama “Cuál es el mejor tráfico web para mi negocio”. Pues la respuesta la encontrarás en TUS DATOS, no en este post. Por eso tienes que monitorizar y medir lo que te aporta cada tipo de tráfico web. En este post yo solamente te doy unas cuantas pautas, definiciones y consejos para ayudarte a que sepas interpretar esos datos.

Si a través de tu monitorización y análisis detectas que un tipo concreto de tráfico es el que te genera un número más alto de clientes potenciales o incluso de ventas, ¿no sería lo más lógico centrarse justamente en ese tipo de tráfico web? Sin embargo, si no lo sabes, no puedes centrarte en nada o quizá te centras en el incorrecto. De ahí que al principio dijese que no pierdas el tiempo en esfuerzos inútiles, ni leyendo un post de casi 5.000 palabras, si no piensas arremangarte después.

Vamos.

TRÁFICO PAGADO, SEM

Consideramos tráfico pagado todo aquel por el que hacemos pagos. Proviene de anuncios como Google Adwords, banners, anuncios en otras webs que abonamos al gestor o a un servicio de SEO externo, etc. Es lo que llamamos SEM, Search Engine Marketing. No creo que aquí la palabra marketing haga honor al acto de poner anuncios, pero es lo que hay.

No tengo nada en contra del SEM ni de invertir en algunos anuncios, siempre y cuando sepamos hacerlo y tengamos el presupuesto necesario. Sé por experiencia (tanto de clientes como de no clientes) que a veces se abonan cantidades ingentes de dinero en Adwords, por poner un ejemplo, cuando esas mismas cantidades podrían ser optimizadas para, bien prolongar los anuncios en el tiempo, bien abonar cantidades menores por clic (CPC), bien para optimizar su aparición en las SERPs (páginas de resultados del buscador)… Ese es el inconveniente que veo con este tipo de inversión. O eres un gran experto, o Google, Facebook, etc., se “tragan” todo tu presupuesto en un pispás. Me recuerda un poco a las cabinas de teléfonos públicos. Insertabas 100 pesetas y aunque consumieses sólo 50, jamás te devolvían el cambio. Según ellos, es que no había cambio en la cabina. Qué mentira.

Otro inconveniente de invertir en SEM es que lo más probable es que un día dejes de hacerlo (recortes de gastos, pocos resultados, etc.) ¿o piensas seguir así toda la vida? Esto no es una pregunta retórica ni recriminatoria, como cuando nos lo decían nuestras madres. En este caso de verdad que te lo pregunto, porque si es que sí, genial. Solamente asegúrate de que quien te gestiona tus cuentas de SEM, saca el máximo partido a tu dinero. En el momento en que la hucha quede vacía, tu posicionamiento caerá en picado. Claro, nunca fue posicionamiento orgánico. No hay dinero, no hay posicionamiento. Tenlo en cuenta.

¿Es el tráfico de pago MI tipo de tráfico web?

Si dispones de un presupuesto extra para invertir en él, te ajustas a él, no matter what, y estás seguro de que está bien configurado, claro que sí, adelante. Lo bueno que tiene el SEM es que genera una alta proporción de visitas cualificadas, al contrario que otros tipos de tráfico. El SEM te casi-garantiza puestos privilegiados en las SERPs, cosa que no ocurre con el posicionamiento orgánico. Además, si escoges bien tus palabras clave y la forma de anunciarte y captar la atención del usuario, la aparición en estos puestos de mayor visibilidad también es casi-garantía de que el tráfico que llegue a tu web sea cualificado, tráfico activo, el que realmente sí, está buscando tu producto o servicio. (Después es cosa tuya y de la efectividad de tu web, conservar al usuario y seducirle para que sea a ti a quien compre, y no al de la tienda de al lado).

Definitivamente, si sabes cómo hacerlo y tienes el presupuesto necesario, totalmente, a por ello.

que trafico web mejor para mi negocio

TRÁFICO DIRECTO

El tráfico directo es aquel que procede de cualquier enlace a nuestra web que no está en otra web, incluidos Twitter, Facebook, Google, cualquier otro buscador (al fin y al cabo también son páginas web: Google.es, Google.com, Google.co.uk etc.). El tráfico directo puede proceder de

  • Documentos tipo Word, Excel, emails, etc., donde se ha colocado un vínculo a alguna dirección de tu web
  • Enlaces que algunos usuarios colocan en sus “favoritos”
  • Usuarios que ya se saben tu dirección y la teclean directamente en el navegador (Chrome, Mozilla, Safari, etc.)
  • Intranets, iFrames, etc…

Hay un malentendido muy común sobre el tráfico directo, y es que lo anterior es una verdad absoluta y va a misa. Sin embargo, las estadísticas que te van a aparecer en tu cuenta de Google Analytics como tráfico directo, no son del todo exactas. ¿Por qué? Pues porque resulta que Google mete en este saco toda aquella visita que tu web recibe de la que realmente no conoce el origen, como pueden ser los casos que he citado, pero también muchos otros como redirecciones en tu propia web, cualquier tráfico sin cookies, etc. De hecho, su propia definición de Visita de Tráfico Directo es “visita que no aporta información acerca del lugar que la originó”. Así que, ten en cuenta que todo lo que Google ignora, lo mete en este saco del tráfico directo.

¿Es el tráfico directo MI tipo de tráfico web?

No hace mucho leí en algún lugar (perdona, no recuerdo cuál) que Google cada vez va dando más importancia al tráfico directo porque, según ellos, es indicativo de “buenas prácticas” y branding. Es decir, si alguien teclea directamente tu URL en su navegador, es porque ya tienes una cierta relevancia. Si no te conoce ni “el Tato”, difícilmente tendrás muchas visitas de este tipo. Igual ocurre con los documentos de Word, emails, o favoritos. De modo que, al parecer, este tipo de tráfico web está empezando a tener más importancia pero de momento, no le vamos a dar más de la que actualmente tiene.

Para saber si tu tipo de tráfico web más rentable es el tráfico directo, necesitas analizar desde Google Analytics cuántas conversiones realizas del total de visitas de tráfico directo. En un mundo ideal, la tasa de conversión de este tipo de tráfico web debería ser bastante alta, por simple lógica. Aun así, también hay que tener en cuenta y recordar que muchas de esas visitas pueden ser porque estás en la lista de favoritos de alguien, porque les gustan tus artículos o aprenden de ellos, pero no tienen intención alguna de adquirir tus servicios o productos.

(Explico lo de la valoración que viene a continuación: supongamos que tenemos 10 puntos de importancia para asignar a los 4 tipos de tráfico gratuitos. ¿Cuánta importancia, de esos 10 se lleva el tráfico directo en relación a la adquisición de clientes (en mi opinión)? Cuando terminemos el post, tendremos que haber sumado 10 puntos entre los 4 tipos de tráfico gratuitos. No puntuaré el tráfico SEM o de pago).

Mi “valoración” del tráfico directo en general: 1.5 de 10

Esto quiere decir que, en la actualidad, si recibes más tráfico directo que otra cosa, deberías empezar a intentar conseguir más tráfico orgánico, sobre todo. Seguramente tanto tráfico directo no te está aportando muchas ventas, aunque el único que sabe eso, eres tú. ¡Analiza! Yo, sin datos, no puedo más que dar una opinión muy, muy generalizada.

Para más info sobre el tráfico directo, visita el primer post de la serie sobre cómo aumentar las visitas a tu web.

TRÁFICO DE REFERENCIA

Recordarás que en la definición que di del tráfico directo decía que era todo el que procedía de lugares que NO eran una web. Pues el tráfico de referencia es todo el que proviene de otras webs, excepto las que mencionaba arriba, del tipo buscadores o redes sociales, más o menos. Es decir, una URL que no es un buscador ni red social, pone un enlace que apunta hacia alguna URL de tu web. Es lo que se llama backlink (más info sobre linkbuilding y backlinks) o enlace entrante.

Google está cambiando constantemente su algoritmo y sus prioridades a la hora de posicionar las webs que rastrea por la www. Hubo un tiempo (muy lejano) en que tanto Google como el resto de motores de búsqueda, atribuían muchísima importancia a una gran densidad de palabras clave dentro de los contenidos de las páginas web. Sin embargo, Google pronto se desmarcó, habiéndose dado cuenta de que había muchos listillos que plagaban los textos con sus palabras clave y era así de fácil posicionar. Esto no suponía una buena experiencia para el usuario, que al final es quien usa Google para buscar o consultar, o sea, para quien trabaja Google. Debemos grabarnos bien esto en la cabeza, que Google no está ahí para nosotros, quienes tenemos una web que posicionar, sino para billones de usuarios alrededor del mundo, que tratan de encontrar respuesta a sus preguntas. Pues bien, siempre desmarcándose del resto de buscadores en busca de fórmulas para mejorar la experiencia del usuario, los de Google empezaron a desarrollar un algoritmo cada vez más complejo en el que las palabras clave, por ejemplo, ya no tenían tanta importancia y otros factores iban adquiriéndola, como los backlinks. El número de factores se amplió y la importancia de cada uno fue decreciendo en consecuencia. Por eso hoy (y espérate a mañana) el posicionamiento web es tan complicado, porque no hay normas fijas, sino que son versátiles; porque hoy se da prioridad a unas y mañana a otras; porque el número de prioridades aumenta constantemente. Además, es importantísimo tener en cuenta cómo influye el diseño web en el posicionamiento.

Los backlinks son importantes para el posicionamiento orgánico porque son como una especie de carta de recomendación de otras webs sobre la tuya. Son signo de que esas webs confían en la tuya, piensan que tiene relevancia en algún tema concreto. Cuanto más importante o relevante sea la web que pone ese backlink hacia la tuya, mejor para ti. Y cuantos más enlaces de este tipo obtengas, también, siempre y cuando sean backlinks de calidad.

Por todo lo anterior, el tráfico de referencia es el segundo más importante para tu SEO y mi consejo es que tengas una estrategia definida para conseguir esos backlinks. Dentro de esa estrategia, lo mejor en mi opinión es escribir buenos contenidos. Otro factor que hace que el tráfico de referencia sea tan importante es que afecta directamente a tu posicionamiento natural, y por lo tanto a tu tráfico orgánico. Esto no ocurre con el tráfico directo ni con el de redes sociales (a menos que algún post tuyo se convierta en viral y genere muchísimas visitas).

¿Es el tráfico de referencia MI tipo de tráfico web?

Lo dudo. Pese a ser de suma importancia para tu posicionamiento y tráfico orgánicos, el tráfico de referencia no se conoce por ser una gran fuente de clientes. Es lógico si lo piensas. El usuario que está en otra web, si finalmente termina por pinchar en el enlace que apunta a la tuya, lo hace guiado, de forma pasiva, no de forma activa (llamo a estas visitas “pasivas”. En este post te explico la diferencia entre SEO activo y SEO pasivo, importantísimo y muy relacionado con el tráfico). Seguramente no te llegarán grandes cantidades de clientes potenciales a través del tráfico de referencia, no los esperes. Sin embargo, sí quiero insistir en que es muy importante para Google, aunque… cada vez menos. Pero que esto no te desanime. Google tiene en cuenta, como decía, cada vez más factores, y por eso tiene que asignarles un ratio menor de importancia. Pero todos cuentan. Cuantos más palos toques, mejor. No te centres en uno solo.

Mi “valoración” del tráfico de referencia: 2.5 de 10

En realidad podría ser un 1.5, porque no te traerá clientes de forma directa. Sin embargo, le doy un 2.5 porque, como afecta mucho a tu posicionamiento y tráfico orgánicos, indirectamente sí te puede traer clientes. Respecto a los backlinks, sería muy bueno que supieses los dos tipos de backlinks que puedes tener desde otras webs. Unos traspasan “importancia” (link-juice) y otros, solo tráfico. Te dejo un post donde te explico mejor lo que son los enlaces dofollow y nofollow.

Para más info sobre el tráfico de referencia visita mi segundo post sobre cómo aumentar las visitas.

TRÁFICO DE REDES SOCIALES

Creo que este tipo de tráfico web no necesita presentación ni definición. Es el tráfico que proviene de las redes sociales. Escribes un post en tu blog o una oferta en tu web y la difundes en Twitter, Facebook, Google+ etc. Esta acción provoca una serie de visitas, de las que yo llamo “pasivas”, es decir, no llegan a tu web porque te hayan buscado activamente, sino que llegan un poco como traídos por la corriente. (En mi post anterior sobre el tráfico web, pongo un símil de lo que sería el tráfico activo y pasivo si tu web fuese tu casa y se fuese llenando de invitados. Con esa alegoría lo entenderás mucho mejor).

Teniendo en cuenta que, potencialmente, pueden añadir un componente viral, no hay duda de que las redes sociales son una fuente de tráfico web cada vez más importante. Tanto un perfil o marca personal popular, como contenidos muy compartidos en las redes sociales, etc., generan un tráfico web de usuarios que, indudablemente, pueden beneficiar a nuestro posicionamiento.

Por supuesto que para Google es importante que tengas señales de las redes sociales, qué duda cabe. Como decía antes, puede ser indicativo de tu popularidad, puede que incluso de tu reputación, pero no de tu relevancia web. Ese es el quid de la cuestión. Además, por decirlo de alguna manera, Google sabe que un alto porcentaje de las visitas originadas en las redes sociales no son tráfico cualificado (potencialmente clientes). ¿Que cómo lo sabe? Porque la mayoría entran en el post y se van. Es lo que se llama un rebote. No siguen navegando por otras páginas de tu web sino que leen (o no) ese post específico y desaparecen. Esto es lo habitual y es necesario tenerlo en cuenta. Incluso aunque nuestro tráfico de redes sociales puntualmente tuviese ese componente viral alguna vez (difícil de conseguir de forma voluntaria) y por tanto beneficiase algo nuestro “ranking”, lo más acertado es “no poner todos los huevos en esta cesta”.

Cuando empezamos nuestros negocios online y nos enteramos de que tener un blog es de gran beneficio para nuestro posicionamiento etc., la mayoría ¿qué hacemos? Nos hacemos unos cuantos perfiles sociales y empezamos a compartir nuestra sabiduría u opinión en todas las redes. Bien hasta aquí. El problema del tráfico social, como yo lo veo, es que esta actividad se convierte en casi la única. Y eso es un tremendo error.

Las redes sociales generan muchísimo tráfico web que no es tráfico activo, sino pasivo. Aquel que llega a nuestra web por cualquier motivo distinto de hacer negocios con nosotros. Puede ser porque el usuario es fan de tu blog, porque lo encuentra divertido, informativo, útil. Puede ser porque captaste su atención con un título sugerente o atractivo; puede ser porque le causa curiosidad, porque tiene tiempo de hacerlo, en fin, un sinfín de motivos. El caso es que en realidad, la mayoría de esas visitas, además de una buena, interesante o divertida lectura, no están interesadas en lo que ofreces como producto o servicio. Simplemente, no tienen esa necesidad que tú puedes cubrir. Esta es la diferencia entre tráfico activo y pasivo.

¿De qué me serviría atraer a montones de vegetarianos a mi web si lo que vendo es carne? Quizá estén interesados en alguna receta que comparto en mi blog y no contiene carne, pero en realidad, no me van a comprar nada ni se convertirán nunca en clientes. No son clientes en potencia ni tráfico cualificado, por muy fans que sean de mi blog y de mis recetas sin carne.

Este es el error que cometen casi todos los nuevos pequeños negocios online. Fomentar en exceso (o en detrimento del resto de tipos de tráfico) las visitas a través de las redes sociales para adquirir un alto número de visitas, sin tener en cuenta quiénes son esas visitas y si potencialmente se pueden convertir en ventas. Personalmente, creo que es una práctica muy interesante, sobre todo al principio, para adquirir las primeras visitas. Lo que ocurre es que se convierte en casi una obsesión y se dedica la mayor parte del esfuerzo del posicionamiento orgánico en esta actividad. En algunos casos, se dan cuenta de que en realidad están haciendo un poco “el canelo” porque esto no les está trayendo resultados=ventas. En otras ocasiones, no se dan cuenta. No tienen por qué. Nadie nace sabiendo.

¿Es el tráfico de redes sociales MI tipo de tráfico web?

Como decía antes, no pongamos todos los huevos en la cesta del tráfico web de las redes sociales. Eso sí, cada día son más influyentes en el SEO y eso no podemos olvidarlo; además, saber qué redes sociales generan para nuestra web mayor tráfico de calidad, puede ser lo que dé la vuelta a la tortilla. De ese modo, podremos enfocar nuestros esfuerzos justo en esa o esas redes sociales y dirigir mejor nuestras campañas de marketing.

Por eso, sí. Es posible que TU tipo de tráfico web sea el de las redes sociales, sobre todo si tienes dotes de community manager y te manejas bien en estos ámbitos. Si monitorizas ese tráfico, lo analizas, y detectas que alguna o algunas redes en particular te llevan clientes o clientes potenciales, tráfico activo o cualificado, entonces ya tienes la mitad del trabajo hecho. Desde ahí “solamente” tienes que saber “apuntar” a ese tráfico particular a través de las redes para dirigirlo hacia el lugar de tu web que pueda cubrir las necesidades de tu audiencia.

Mi “valoración” del tráfico de redes sociales: 1.5 de 10

El 1.5 va por el potencial de las redes sociales, siempre y cuando sepas analizar este tipo de tráfico web y manejarlo como es debido. El potencial existe, pero que seamos capaces o tengamos el tiempo y recursos necesarios para realizar una buena labor de community management que nos proporcione grandes cantidades de tráfico cualificado, es otra cosa.

Si no fuese por ese gran potencial, mi puntuación sería 1 o incluso 0.5 de 10 en relación con el tráfico cualificado y los beneficios que aporta, en la actualidad, a nuestro posicionamiento orgánico. Poca cosa. Pero ojo con los cambios de parecer de Google, que parece una veleta. Tal vez mañana le dé por darle al tráfico social mucha más importancia de la que tiene hoy.

tipos de tráfico web

TRÁFICO ORGÁNICO

El tráfico orgánico es el que procede del posicionamiento orgánico, obvio. Recordarás que al principio decía que el SEM y, por ejemplo, los anuncios de Google Adwords, si se configuran bien y eligen correctamente las palabras clave, te casi-garantizan que las visitas en su mayoría sean de tráfico cualificado. El posicionamiento orgánico casi-también. Al fin y al cabo, el resultado es prácticamente el mismo, aparecer bien visible en las SERPs y conseguir que el usuario haga clic en tu web y no en la del vecino, incluso apareciendo por debajo.

(Nota: En esto de que el usuario haga clic en tu enlace, y no en la de aquél que está incluso por encima de ti, tienen mucho que ver las metadescripciones. Google está tomando las riendas de nuestras metadescripciones, por lo que no sé cuánto tiempo seguirá vigente y en qué ocasiones se pasa nuestro trabajo por el arco del triunfo. El caso es que cada vez es más habitual ver que has añadido tu elaborada meta-descripción y luego Google muestra otra que, al parecer, él juzga más adecuada. De todos modos te aconsejo que te pases por el siguiente post para saber qué es y cómo crear bien la meta descripción de tus páginas).

El tráfico orgánico, junto con el de pago, es el que más tráfico cualificado es capaz de llevar a tu negocio online. La razón es simple, el usuario está buscando activamente, no es “reclutado” de forma arbitraria como sucede en las redes sociales, por ejemplo.

Claro que, para que sea verdaderamente, de verdad de verdad, tráfico cualificado, dispuesto e interesado en tus servicios o productos, tienes que haber sido muy muy bueno/a en

  • la elección de tus palabras clave principales
  • la configuración interna de tu web
  • la estructura interna y externa de tu web
  • tus labores de SEO

Quizá estés pensando “Vale, dime algo que no sepa”. En efecto, seguramente todo eso ya lo sabes, pero quiero hacer hincapié en la elección de las palabras clave y un error que, pese a todo lo que he hablado sobre ellas en este blog, no había mencionado hasta este momento.

Quiero hacer esto poniendo un ejemplo de un caso real. No voy a desvelar el nombre ni la web porque es mi cliente, confidencialidad.

Esta web en concreto tenía cantidad de visitas procedentes del tráfico orgánico. Aproximadamente un 70% de su tráfico web era originado por el tráfico orgánico. Bien hasta ahí. Sabemos que el tráfico orgánico es potencialmente el que más tráfico cualificado atraerá a nuestra web. Sin embargo, analizando con Google Analytics sus datos, resulta que todo ese tráfico llegaba a través de títulos de posts cuya palabra clave era long-tail y muy específica. El gestor y dueño del blog había hecho un gran trabajo de recopilación de posibles palabras clave relativas a su negocio online. Para no hacer la historia demasiado larga, el 90% de su tráfico orgánico procedía de visitas que solamente querían información. Se había convertido en un referente en todos esos temas, pero NO ESTABA VENDIENDO SU PRODUCTO, que al fin y al cabo, era su propósito.

Había determinado bien una serie de palabras clave que mejoraron mucho su ranking, su relevancia, su popularidad, en definitiva, su posicionamiento orgánico, y sin embargo, no recibía visitas interesadas en su producto. En este caso, el tráfico orgánico y lo que lo genera, el posicionamiento orgánico, no sirve de nada. No se está aprovechando el tremendo potencial y la gran oportunidad de salir en los primeros puestos de Google, para algunos términos. Por eso es determinante y decisivo a la hora de conseguir clientes para tu negocio que identifiques muy bien tus palabras clave principales. Luego ya irás añadiendo muchas más. Esta persona, creyendo que así era como se hacía, empezó al revés.

Imagina que tienes un estudio y una tienda de equipos fotográficos y su página web correspondiente. Te enteras por ahí que tienes que escribir como un descosido sobre cosas relacionadas con el tema, que preocupen a los usuarios interesados en la fotografía. Haces un análisis exhaustivo de palabras clave, en Adwords, por ejemplo, y determinas como palabras clave una serie de términos con alto número mensual de búsquedas y poca competencia. No sé, se me ocurre: “qué exposición y sensibilidad utilizar para hacer foto nocturna”, “qué tipo de objetivo usar para largas distancias”, y “para qué se usan los carretes ISO400” (sí, en mis “tiempos mozos” fui fotógrafa también, aunque nunca fui a recoger el título). Empiezas a escribir posts con este tipo de información tan sumamente útil para quienes empiezan con la fotografía o los nostálgicos (quién usa ya carretes, y encima ISO400!). Al final te conviertes, quizá, en el gurú de referencia al que todos acuden pero nadie te compra una cámara o va a tu estudio.

¿Entonces? ¿Estás haciendo el canelo? Pues, un poquito sí, la verdad. 

Para nada es cuestión de abandonar tal estrategia, está muy bien, pero hoy no. Mañana. Céntrate primero en las palabras clave principales porque de lo contrario, todo ese tráfico orgánico que potencialmente podría traerte clientes solamente te está trayendo fans, adeptos, o como lo quieras llamar. Que no está mal, no me malinterpretes. Siempre es bueno crear marca y dejar esa huella en el inconsciente de tus seguidores, porque un día puede que te recomienden o ser ellos mismos tus clientes. Pero hoy no. Mañana. Y tú no quieres tus clientes sólo mañana, los quieres hoy, mañana y al día siguiente.

Ese es el único punto débil del tráfico orgánico, según mi parecer. De hecho, no es un punto débil del tráfico orgánico sino de la persona que lo ejecuta.

En el fondo, es prácticamente lo mismo que con el SEM. Decía en el tipo de tráfico de pago que, si sabes elegir bien tus palabras clave y sabes cómo gestionar bien una cuenta de Google Adwords, por ejemplo, (y tienes el presupuesto), el SEM es genial. Pues aquí es lo mismo, solo que en lugar del presupuesto lo que necesitas es tiempo. Mucho tiempo para determinar exactamente cuáles son tus palabras clave, cómo gestionarlas dentro de tu web y escribir tus posts al respecto.

Sobre posicionamiento orgánico hay cientos de posts en el blog, así que no voy a dar más explicaciones. Si has llegado hasta aquí en este post tan largo, me doy con un canto en los dientes y espero que te apliques el cuento.

¿Es el tráfico orgánico MI tipo de tráfico web?

Por supuestísimo que sí. Siempre y cuando identifiques esas palabras clave etc., etc. El tráfico y posicionamiento orgánicos tienen una ventaja adicional (aparte de la económica, quiero decir) sobre el SEM. Decía antes que cuando dejas de pagar por esos anuncios, obviamente, tu posicionamiento caerá en picado. En el SEO no ocurre esto. Una vez posicionada una página de forma natural, pero de verdad, natural, mucho tiene que pasar para que deje de estarlo. Ciertamente, la posición puede variar y estar un día en el número 1 y otro en el 3, otro en el 2 y otro en el 4. Sin embargo, no hay grandes fluctuaciones, al contrario que ocurre con el SEM si la hucha se vacía.

Mi “valoración” del tráfico orgánico: 4.5 de 10

En efecto, es el que se lleva la mejor puntuación. También es el más complejo de obtener, ya sabemos que lo que merece la pena cuesta mayor esfuerzo. Para obtener tráfico orgánico cualificado es imprescindible que el diseño web sea lo más eficiente posible, ya que el diseño web no se trata solamente de la apariencia sino del rendimiento, es decir, que está compuesto de factores como la usabilidad y la estructura. Lo que está claro es que, si tu web está internamente bien configurada; si creas buenos contenidos que además sean SEO Friendly; si eliges bien las palabras clave en las que posicionarte, y lo haces, gracias en parte a esa buena configuración y contenidos; si tienes una buena y saludable estructura web y tienes en cuenta la usabilidad y la experiencia del usuario; si utilizas llamadas a la acción, capturas la atención de quien te visita, le guías de forma “fácil y hábil” hasta donde quieres que llegue, tendrás muchas más posibilidades de que esa visita “activa” quiera al menos contactar contigo. Todo lo anterior forma parte de un buen diseño web. (En el siguiente post tienes un tutorial de diseño web donde hablo de todos estos factores y mucho más).

La guinda, la pondrás, ya offline, si finalizas el proceso de venta en persona o por teléfono con un sí que os beneficie a los dos. Recuerda, la mejor venta es aquella en la que ganan ambas partes.

Créditos Imágenes: EntertanimentBuda | DisneyWikiaGallery4Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

diseño web wordpress coach2coach

Amamos lo que hacemos.
Nuestros clientes lo notan

SÍGUENOS

CONSULTA SIN COMPROMISO

Si tienes cualquier duda o consulta, ponte en contacto. Será un placer atenderte.

AVISO LEGAL y POLÍTICA DE PRIVACIDAD

RGPD, Cookies, derechos de autor, etc. Ir al documento completo de Aviso Legal y RGPD