temas hijo de wordpress-child-themes

Qué son los child themes o temas hijo de WordPress

Al principio de usar WordPress, recuerdo que el tema de los child themes o temas hijo me volvía loca. No había mucha información sobre ello y la que encontraba no me quedaba nada clara.

Por eso hoy he querido escribir este post, que quiero que sea lo más claro, breve y conciso posible. No pretendo dar una master class sobre temas hijo de WordPress sino ayudarte a saber

  1. Qué es un tema hijo
  2. Para qué sirve
  3. Si necesitas crear un child theme o no
  4. Plugins útiles para crear tu tema hijo

Así que, sin más dilación, vamos allá.

Primero, ¿qué es un tema hijo de WordPress?

Para no extendernos demasiado: un tema hijo o child theme de WordPress es una copia o réplica exacta del tema original o tema padre, que creamos a veces para poder llevar a cabo modificaciones (de estilo, generalmente) de forma segura. Un tema hijo hereda las funcionalidades y estilos del tema padre.

Segundo, ¿para qué sirve un child theme?

Cuando, en un tema de WordPress, queremos hacer cambios que no se pueden hacer mediante la personalización del tema, tenemos que modificar directamente el código fuente. Esto es “un peligro” y además, muchos de estos cambios los perdemos cuando hacemos actualizaciones del tema.

Por eso, la finalidad de crear un tema hijo es poder aplicar cambios en los archivos del código fuente de un tema (hojas de estilo, JavaScript, etc.), sin miedo de perder estos cambios cuando se actualiza el tema.

Pero, ¿por qué iba a perder los cambios en mi tema de WordPress?

Como he explicado arriba, muchas veces, el tema que tenemos instalado para nuestra web no nos permite realizar ciertas personalizaciones o modificaciones que nos gustaría hacer.

Imagina que mi tema favorito, que no cambiaría por nada del mundo, no me deja cambiar el color de los enlaces de la web, que quiero que sean en rojo, por ejemplo.

Y como sé cómo se puede cambiar esto en el código fuente, me voy a los archivos de estilo (style.css en este caso) y hago los cambios necesarios. Lo mismo si quiero cambiar alguna función, elementos del footer, etc.

tema hijo  editor de temas de wordpress

(Al tratar de entrar en Apariencia>Editor de temas, el propio WordPress te dará un aviso de que debes saber muy bien lo que haces, pues modificar los archivos fuente del tema, puede dañarlo).

Cuando hacemos cambios en estos archivos, lo más seguro es que esos cambios duren solo hasta la siguiente actualización del tema, porque ésta “machaca” los archivos anteriores (para eso es una actualización). Si el update sobrescribe los archivos que has modificado, tendrás que volver a modificarlos cada vez que actualices el tema.

Un rollo, ¿no?

No solo tendrías que hacer los cambios constantemente, sino que, además, tendrías que tomar nota de todos ellos para no olvidar ninguno y, por supuesto, hacerlo con sumo cuidado, porque el más mínimo error aquí, puede mandar tu web al traste.

(No todos los cambios se sobrescriben al actualizar el tema, pero es mejor que en este post hagamos como que sí).

Respondida la pregunta del epígrafe. Sigamos.

¿Yo necesito un tema hijo?

Bueno, es que depende mucho de cada caso particular. Vamos a poner que tenemos tres niveles y en base a ellos, te doy mi consejo.

#1. Ni idea de CSS, HTML, JavaScript, etc.

La mayoría de usuarios de WordPress no usan para nada el código fuente, ni quieren hacerlo. Puedes conocer muy bien WordPress y sus funcionalidades y a la vez no tener ni idea de CSS, HTML y JavaScript. En ese caso, mejor que dejes las cosas como están y te conformes con los cambios que SÍ permite la personalización particular de tu tema de WordPress.

#2. Me atrevo porque soy cabezota

Eso me pasó a mí y así aprendí todo lo que sé. Por cabezona que soy.

Todo empieza con UN SOLO CAMBIO que quieres hacer. Generalmente es un cambio que quieres hacer sí o sí. Por algún motivo, es importante. Y te vuelves loca intentándolo, hasta que encuentras la forma. En fin, no te voy a contar mi vida.

En este caso, debes saber que tienes otras opciones para hacer esos cambios en tu tema de WordPress.

Casi todos los temas actualmente traen una opción en la personalización (ver imagen de abajo) que te permite hacer cambios en las hojas de estilo. Para muchos usuarios, esta opción es suficiente, sin necesidad de tener que crear y activar un tema hijo.

opciones personalización temas

Pero esta opción es solamente válida para cambios en la hoja de estilo (style.css). Si quieres realizar cambios de estilo y sabes algo de CSS, puedes hacerlos sin necesidad de crear un child theme.

Si lo que quieres es hacer modificaciones de otro tipo, y tienes unos conocimientos avanzados del lenguaje implicado (HTML, JavaScript, etc.), entonces, sí, crea un tema hijo. De lo contrario, es mejor que te ciñas a las opciones de personalización que tiene tu tema, o busques otro que se adecúe más a tus necesidades.

Te dejo de todos modos un enlace al codex de WordPress para crear un tema hijo por si quieres animarte e informarte más.

#3. Necesito hacer cambios de todo tipo en mi tema de WordPress

Vale, o sea, que no te sirve la opción anterior.

En este caso, obligatoriamente tienes que crear y activar un tema hijo o child theme.

Ello te permitirá modificar cualquier archivo que desees, desde los archivos más sencillos hasta el de cabecera (header.php) e incluso el archivo de funciones (functions.php). Pero es muy importante que sepas lo que estás haciendo.

El funcionamiento de tu web está en juego. Ten en cuenta que, por ejemplo, modificar el código de un archivo puede hacer que otro diferente ya no funcione. Igualmente, una simple coma, un corchete, un paréntesis, mal puestos, pueden mandar tu sitio web al traste.

No obstante, si modificar funciones y archivos es para ti una necesidad, más que un capricho, he de aconsejarte que sí, que crees un tema hijo.

Recuerda hacer una copia de seguridad completa de tu web antes de realizar cualquier cambio o actualización.

Cuarto, los mejores plugins de creación de temas hijo

Vale, pues como ya sabes, no siempre es necesario, pero en ocasiones lo más acertado es hacer una réplica del tema que tenemos activo, primero. Esta réplica es el child theme.

Pero ¿cómo?

Si fueses programador, no estarías leyendo este post. Así que asumo que no sabes cómo crear un tema hijo manualmente. Por eso, lo más sencillo y lo más seguro es usar un plugin de creación de temas hijo.

Recomiendo el plugin Child Theme Configurator aunque hay docenas. El Child Theme Generator es mucho más sencillo, pero claro, también tiene menos funciones. Si quieres solo simplicidad y que te creen un tema hijo, usa mejor este último.

plugins para crear un tema hijo o child theme

Una vez has creado tu tema hijo, tienes que activarlo.

Ahora el tema activo es el hijo, no el padre, y ahí puedes hacer los cambios que necesites, sin afectar los archivos originales y, más importante, sin que los cambios de las actualizaciones del tema padre afecten a las funciones o estilos de tus sitios.

Quinto, cómo hacer los cambios en el tema hijo

Si eliges Child Theme Configurator, es mejor que veas algún tutorial porque el plugin es más complejo de lo que pueda parecer.

Para hacer los cambios en el tema hijo, por lo general, tendrías que ir a Apariencia>Editor de Temas. A la derecha verás un menú desplegable para elegir el tema que quieres editar. Elige el tema hijo que has creado (normalmente lo habrás nombrado con el nombre del tema padre, más tema hijo o child theme).

cómo modificar el child theme en el editor de temas de wordpress

A partir de aquí, puedes elegir el archivo que quieres modificar.

Aclaración: Un tema hijo no hay que actualizarlo

El que se actualiza es el tema padre, o el original, vamos. Eso sí, recuerda hacer las actualizaciones del mismo en cuanto salgan, igual que siempre. Lo mismo va para cualquier tipo de mantenimiento de WordPress. Es imperativo que lo mantengas siempre al día, sobre todo por razones de funcionalidad y seguridad.

No hacer las actualizaciones (tanto de temas, como de plugins y WordPress) o tardar en hacerlas pueden causar fallos de seguridad, entre otros. Al actualizar el tema padre, estarás actualizando el hijo automáticamente. Se renovarán las funcionalidades y características, mientras que los cambios que hayas hecho en el hijo permanecerán intactos.  

¿Quieres contarnos por qué necesitas un tema hijo para WordPress? ¿O has cambiado de idea al leer este post? ¡Gracias por comentar!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *